3 y 6 cuotas sin interés! 🔥 | ENVÍOS GRATIS a partir de $5000 📦 🚀

Profesionalidad y pasión no dependen del género. Conoce a la barbera Cindy Jiménez

¿Por qué profesionalidad y pasión tendrían que depender del género? ¿Por qué voy a tener menos oportunidades como mujer, si estudié igual que mis compañeros? ¿Por qué, por culpa del estereotipo del hombre cortándole al hombre, no voy a poder dedicarme a lo que quiero? ¿Por qué por no tener barba, no puedo arreglar la tuya? Estas, son sólo algunas de las preguntas que han pasado por la cabeza de cientos de mujeres a la hora de decidir seguir su profesión, e integrarse en un trabajo “considerado” masculino. Hablamos de la barbería.


Y es que pensar que en 2022 aún hay personas que creen que existen trabajos para hombres y otros para mujeres, parece una locura. Lamentablemente, y aunque nos duela escribirlo, sí, las existen. 

Cindy Jiménez es una de las muchas (y ojalá cada día sean más) barberas que ha logrado un espacio en la industria de las navajas y cuchillas. Decimos logrado, porque mientras postulaba a trabajos muchos centros le cerraron las puertas, simplemente porque “no querían mujeres en su equipo”. Y aunque así como hay locales que se reservan el derecho de admisión, y a su vez cada empresa tiene el derecho a contratar a quienes ellos crean pertinentes, NO podemos tolerar la discriminación, ni seguir avalando la poca representación de mujeres en el sector barbero.

Por lo mismo, en Sir Fausto queremos destacar y que conozcan a más mujeres barberas, que descubran su trabajo, su historia, su potencial, queremos lograr que las busquen y se atiendan con ellas, y que reflexionen junto a nosotros de cómo una creencia, un estereotipo y un prejuicio, pueden dañar y limitar talentos únicos.

Cindy, ¿Por qué decidiste ser barbera profesional?

Todo partió por mi madre, fue peluquera por mucho tiempo, y me fue mostrando el mundo de las tijeras. Además, sumemos que sólo tengo hermanos hombres, entonces cuando empecé a los 16 años a cortar cabello, sólo le cortaba a mis hermanos y a mi papá. Sin buscarlo, lo primero que aprendí fue estilos de hombres.

Al salir de cuarto medio,  me inscribí en una academia, estudié estilismo, pero no me atrajo mucho esta área, no tanto como la barbería… No sentía un feeling trabajando con mujeres, y me acostaba y me levantaba viendo videos de barberos.

Hoy y con más de 5 años de experiencia, se ha transformado en su sustento, su pasión, y la carrera que le está permitiendo crecer cada día. 

“Agradezco el apoyo de la barbería Sir Camel, donde hoy trabajo, porque también me pasó que entregué curriculum a barberías y no me contrataban porque no querían a mujeres en su equipo”, asegura.

¿Qué fue lo más difícil de tu profesión?

En muchas ocasiones me sentí discriminada. A veces era mi turno de atender al cliente nuevo que llegaba, y este a viva voz decía: “No me quiero atender con una mujer, me quiero atender con un hombre”. Entonces me pasó en muchas ocasiones, y mi jefe me decía que el cliente había pedido atenderse con un hombre y no conmigo. Sólo por el hecho de ser mujer. 

Piensan que como no tienes barba, o no te cortas como hombre, o incluso creen que uno no tiene los conocimientos, pero no es así, uno estudia y aprende como todos. Nunca pensé en la vida que me iban a discriminar por algo así.

Algunos de ellos, se han atendido actualmente conmigo, y me han confesado que al principio sintieron desconfianza, pero que con el tiempo se encantaron conmigo y con mi trabajo. Pero sí, me pasó mucho y no se siente para nada bien ese tipo de discriminación.

 

Y ahora nos imaginamos que aceptan hasta tus consejos ¿Qué tips de cuidado le das a los hombres?

Siempre estoy dando tips. Respecto al cabello siempre digo que utilicen un shampoo acorde a tu cabello. Dejen atrás el shampoo de su esposa, o el que exista en la ducha. Si tenes|1 cabello graso, busca uno específico, verás resultados totalmente distintos. 

Lo mismo con los productos de peinado, siempre les digo que si se hacen un corte, deben peinarse, para que puedan lucir su estilo. No sirve de nada escoger un corte que requiere peinado, si no te gusta hacerlo.

También, me suele pasar que llegan hombres con la barba dura, casposa, que requiere cambios, y ahí me toca instruirlos y enseñarles cómo cuidarla, qué productos necesitan, y cuáles son los resultados que verán.

Siempre enfatizo en el cuidado capilar, cuidado de barba y cuidado de la piel. Es importante la imagen del hombre, y me gusta que cada día existan más hombre preocupados de estos, y a los que no, les doy estos consejos para que ellos se vayan preocupando. Porque así cómo hay hombres que creen que este trabajo es de hombre, existen otros que creen que cuidarse es algo de mujeres. Y ahí me toca refutar, hablarles de cuidado personal e higiene personal.

¿Cómo resumirías tu experiencia?

Increíble. Me gusta mucho, he logrado con mis clientes formar lazos y amistades. Me encanta lo que hago y ejerzo con mucha pasión. Ha sido una experiencia muy bonita, estos 5 años la he pasado bien, pese a todo, y también me ha ido excelente.